Azul y Verde
LA ALIANZA DE GAIA
INICIO

NACIMIENTO

POLVO

DE

ESTRELLAS

Supernova

LA PIEL DE LA TIERRA

CORTEZA CONTINENTAL

Y

OCEÁNICA

Peridotitas

Aurora

 

Aurora

"A los InDios Americanos,

que desde la Patagonia hasta Alaska

han sabido mantener un fuerte vínculo

con la Tierra y la Vida,

lo que posiblemente les ha valido

para mantener viva su cultura,

a pesar del esfuerzo de otras

por domesticarlos y exterminarlos".

 

Según la Hipótesis Gaia formulada por el científico James Lovelock, que toma el nombre con el que la antigua civilización griega divinizaba a la “Madre Tierra”, la Vida en este planeta se autorregula en el tiempo, de tal manera que en su conjunto actúa como un organismo vivo. Pero uno de los debates científicos y filosóficos mas importantes ha sido y es, como definir la Vida.  Podría considerarse la Vida como la cualidad por la cual la materia toma “conciencia de ser”, expresándose dicha conciencia en las tres funciones vitales que los biólogos establecen: relación, nutrición y reproducción.

Es comprensible que para llevar a cabo estas funciones los seres vivos deben de tener una “conciencia de estar vivos” mas o menos desarrollada (evolucionada), determinando el grado de desarrollo, la complejidad de su respuesta (comportamiento). Es una norma el que todos los seres vivos “luchen por la Vida", en otras palabras, se oponen a la muerte; para ello deben de ser conscientes de su estado de una u otra manera. No se puede considerar como un acto puro de reflejo, sin apenas conciencia, las diferentes respuestas que los seres vivos dan, a las múltiples formas en que la muerte, o la adversidad se les puede presentar, ya que es prácticamente imposible codificar genéticamente todas esas respuestas. Por lo tanto se puede generalizar que todos los seres vivos son “conscientes de estar vivos”, y expresan esa conciencia, en una primera manifestación, en  su lucha continua contra la adversidad y la muerte. En una segunda manifestación, los seres vivos perfeccionan y evolucionan su conciencia, expresándola a través del comportamiento de los organismos mas evolucionados, como las Aves, los Mamíferos, los Insectos sociales, los Árboles, las Orquídeas  y por supuesto la especie Humana.

En su lucha contra la muerte y la adversidad, una de las prioridades debe de ser la lucha contra el envejecimiento prematuro, o sea, prolongar la Vida lo mas posible, tratando de evitar el deterioro que produce el desarrollo de esta en un medio dominado por “campos de energías”, algunas contrarias a la propia Vida. Es una ley universal de la termodinámica que: “todo sistema evoluciona en el tiempo hacia un mayor grado de desorden, aumentando la entropía del sistema”. Ese desorden se manifiesta en los seres vivos mediante el deterioro que provoca la vejez. Los seres vivos luchan contra esa ley que les obliga a aumentar su entropía de muy diversas maneras: dotándose de estructuras epidérmicas de protección (pieles, caparazones, cortezas,…), que les protejan de las radiaciones energéticas externas, las cuales  desorganizan  sus estructuras moleculares; alimentándose y dotándose de la energía interna que mantenga, lo mas estable posible, su complejo nivel de organización; desarrollando moléculas (antioxidantes) que bloquean los “radicales libres” que se generan en el metabolismo celular y que deterioran esa compleja organización molecular en la que se asienta la Vida.

En su estrategia de lucha contra la entropía (vejez), los seres vivos utilizan también,  las asociaciones ínter e intraespecíficas: agrupaciones de células individuales dieron el gigantesco paso a la pluricelularidad, a la familia, a las sociedades, a los ecosistemas. La Simbiosis, es quizás la asociación interespecífica mas importante en la evolución de la Vida en el planeta Tierra, que dio origen a la adquisición de los orgánulos celulares tan importantes como las mitocondrias  y los cloroplastos. Los seres vivos establecen vínculos y alianzas en su estrategia de lucha contra la entropía, sino con el  afán de vencer a lo invencible, si con el objetivo de cooperar juntos para retrasar o disminuir  la erosión que provoca el envejecimiento.

Si observamos a la Tierra y la comparamos con sus planetas hermanos, Marte y Venus, notamos que el desarrollo de la Vida, sobre todo la vegetal, puede conducirla a un estado que cuando menos, ralentiza sus procesos erosivos (biostaxia), frente a la ausencia de Vida, que activa estos procesos (resistaxia). Pero, ¿como se relaciona la erosión inevitable del planeta con su envejecimiento?.

La Tierra posee un nivel de organización y  una dinámica, que se mantiene  con una energía interna derivada de la masa (gravedad), del calor primario de formación y de la desintegración de elementos radiactivos.

Según la Teoría de la Tectónica de Placas, en su evolución la Tierra emplea gran parte de esa energía en crear y reciclar continuamente, la corteza oceánica (que forma el fondo de los océanos). En este proceso se genera otro tipo de corteza: la corteza continental (que forma los continentes), que por sus composición, menos densa que la oceánica, no se puede reciclar y regenerar. Esta corteza continental se va rompiendo, moviendo y colisionando, formando cadenas montañosas o cordilleras que se adhieren a los continentes haciéndolos cada vez más grandes y gruesos, en detrimento de la corteza oceánica.

Es posible, como veremos mas adelante, que la erosión favorezca la Subducción, proceso por el cual se recicla la corteza oceánica y se reactiva la formación de corteza continental. Este proceso continuará hasta que el tamaño y el grosor de los continentes sean tan grandes, que la Tierra no tenga la energía necesaria para poder seguir rompiéndolos y moviéndolos. El planeta Tierra será entonces, un viejo planeta con una gruesa piel de corteza continental no reciclable, sin apenas corteza oceánica y sin los movimientos y dinámica de su juventud.

En su lucha contra la velocidad de este proceso inevitable, la Tierra mantiene un estrecho vinculo, una "Alianza con la Vida", que se desarrolla sobre su corteza, de tal manera que la Tierra  cuida,  protege y  potencia a la Vida. Esta a cambio retrasa su envejecimiento, ralentiza el aumento de la entropía del sistema Tierra, disminuyendo la erosion, al cubrir la superficie de los continentes con un "manto verde de Vida vegetal".

La teoría de la Tectónica de Placas, es la gran teoría científica del siglo XX. Elaborada a lo largo de varias décadas por investigadores de varios países, no se le puede atribuir a ninguno en particular y si a todos en su conjunto. Parece como si quisiera indicarnos que el conocimiento del funcionamiento geológico global de la Tierra, no es patrimonio de nadie en particular y si del esfuerzo y la investigación de científicos repartidos por varios lugares del planeta. Esta teoría nos enseña de que manera la Tierra expresa su energía interna, ayudándonos a comprender mejor el aspecto y las peculiaridades de esta, como planeta del Sistema Solar.

La ciencia es el gran instrumento de conocimiento de esta época, que da a la humanidad su forma de vida actual, pero resulta paradójico que con este poderoso instrumento, la humanidad se encuentre en una fase muy critica de su evolución, con un futuro preocupante. La ciencia no da respuestas a las profundas preguntas sobre nuestra existencia en este maravilloso planeta. La respuesta que dan las religiones son para despues de la Vida, y no solucionan el tremendo problema que plantea nuestra relación actual con la Tierra y los demas Seres Vivos. Necesitamos comprender esa relación, lo mucho que nos da la Tierra y los Seres que nos acompañan, en este singular viaje sin retorno por los confines del espacio sideral. Esta comprensión nos debe de ayudar a conocer mejor nuestro papel en la evolución de la Tierra y de la Vida, y quizás pueda  llevarnos a tener “otra visión” del enorme “misterio en que estamos inmersos".

En esta Web, voy a ir mostrando las principales características geológicas de la Tierra y su dinámica, así como las consecuencias que tiene esa forma de expresar la energía interna del planeta, a lo largo del tiempo. Vamos a comprobar como la Vida Orgánica, que tan espléndidamente se ha desarrollado sobre la faz de la Tierra, favorece la conservación de las capas fluidas del planeta (Océanos y Atmósfera) y ralentiza el aumento de la entropía de la Tierra, retrasando el envejecimiento de esta. Por último analizaremos la posibilidad de que se halla desarrollado una Simbiosis entre la Tierra y La Vida, una relación de mutuo beneficio, de las muchas que la Vida ha ido desarrollando a lo largo de su evolución como estrategia en su lucha contra la adversidad.

 

 

 

La Alianza de Gaia en pdf